Guía para cuidar la salud en la oficina

Guía para cuidar la salud en la oficina Fecha de publicación: 06/06/2016

Si en el trabajo pasas la mayor parte del tiempo sentado frente a la computadora, envías correos electrónicos a tus compañeros con tal de no recorrer pasillos o subir escaleras hasta su lugar, y comes todo tipo de botanas para tolerar el hambre hasta la hora de comida, puedes considerar un hecho el que tu salud se afecte gravemente. Sin embargo, para evitarlo notros te tenemos útiles y sencillas medidas. 

Dosis de salud sin abandonar el escritorio

Permanecer sentado durante 8 horas al día puede producir el síndrome de oficinista, trastorno que generalmente se manifiesta mediante fatiga, estrés, dolor de espalda e, incluso, la formación de coágulos sanguíneos. Para combatirlo, puedes poner en práctica ejercicios de estiramiento que te ayudarán a relajar los músculos y mejorar tu flexibilidad.

Conviene que tomes tres descansos de 5 minutos al día para realizar esta rutina, incluso, sin abandonar tu escritorio. Desde luego, es importante mantener la posición de cada ejercicio durante 10 a 20 segundos, y repetirlos una o dos veces en cada lado:

1.Extiende los dedos al máximo y mantén esa posición durante 10 segundos. Relájate y cierra los puños con presión.

2.Sujeta el brazo izquierdo justo arriba del codo con la mano derecha. Gira lentamente el brazo flexionando sobre el tórax hacia el hombro derecho mientras diriges la mirada hacia el hombro contrario.

3. Toma la pierna izquierda con ambos brazos justo debajo de la rodilla y flexiónala jalando hacia el tórax. Repite el movimiento con la otra pierna.

4. Inclina un poco la cabeza hacia la izquierda hasta sentir el estiramiento en un lado del cuello; repite el movimiento hacia la derecha y luego hacia delante.

5. Sujeta y tira lentamente del codo izquierdo con la mano derecha por detrás de la cabeza hacia el hombro derecho, hasta sentir un estiramiento agradable en el hombro o los brazos.

6. Si cuentas con suficiente espacio, anímate a realizar una serie de lagartijas para fortalecer los músculos (pecho, brazos y abdomen, principalmente) y distraer por un rato la mente de tus obligaciones profesionales.

 

Algunas medidas adicionales para hacer actividad física cuando estás en la oficina son:

 

· Levántate para llevar documentos o mensajes a tus colegas. Aprovecha las oportunidades para moverte.

· Mientras hablas por teléfono, párate, y da unos pocos pasos.

· Cada 10 minutos levanta los pies mientras estás sentado. Es bueno para mejorar la circulación sanguínea, y evitar la hinchazón de pies, además de que puede ayudarte a prevenir las várices.

· Dedica siempre 10 minutos (por ejemplo, después de comer) para realizar caminatas por algún parque o área próxima a la oficina.

· Utiliza las escaleras en vez del ascensor (piensa que no existe). Quemarás 4 calorías por cada 10 escalones que subas.

· Bájate del transporte público antes de lo acostumbrado para “obligarte” a caminar.

·  Si tienes auto, estaciónalo lejos de la oficina.

 

Además de sus conocidos beneficios físicos, el ejercicio que realices en la oficina te ayudará a reducir estrés, depresión y ansiedad, permitiéndote lidiar mejor con los días difíciles que ocasionalmente ocurren en toda empresa.

Artículos recientes